LA ERMITA


InteriorRecomendados por unas buenas reseñas que vimos, decidimos ir a cenar a “La Ermita” con una pareja de buenos amigos. Está en la calle Santa Quiteria 12, cerca de la Plaza de Europa. A pesar de lo estrecha de la calle se las arreglaron para poner unas mesas fuera. Nos hubiera gustado cenar ahí porque hacía buena noche, pero estaba lleno y pasamos al local.

Por la decoración apreciamos que es una taberna típica, con zonas diferenciadas. La de la barra con un aire más tradicional de bar de pueblo de toda la vida donde tomarte tus tapas sin prisa. Y la del comedor que fue donde nos sentamos los 4, con luces bajas y una decoración algo más esmerada y con buen gusto, entre moderno y añejo. En una de las paredes se ve una pizarra con las recomendaciones y especialidades.

Pedimos la carta pero el camarero (que se nos presentó y todo) nos dijo que por ser la hora que era (las 11.30) pues no tenían, que si confiábamos en él (¿?¿) nos iría sacando lo que tuviesen en cocina y que nos iba a encantar todo. Este detalle lo comentaremos más adelante. Como no teníamos otra opción pues nos dejamos aconsejar. Nos sugirió un vino que tenía abierto por si lo queríamos probar, pero nosotros somos más de cerveza así que nos pedimos una jarra.

VariadoEn primer lugar nos sacó un variado de pintxos. Consistían en tostas de salmón con aguacate casero, bacalao confitado con pisto, jamón de pato con confitura y queso, etc. En general nos gustaron bastante, especialmente el de salmón y el de jamón. El de bacalao confitado no tuvo gran aceptación entre nosotros, ya que el pescado estaba algo seco. En general, los ingredientes de los pintxos casaban bien. La pega fue que éramos 4 y nos sacaron 10 pintxos con lo que tuvimos que negociar que se comía cada uno. Como no a todos nos gustaba todo, más o menos nos aclaramos.

BoqueronesA continuación el camarero nos sirvió unas ventrescas de boquerón frito con vinagreta y unas hojas de lechuga. Por encima llevaba la raspa muy frita. Hay a quien le gusta y a quien no, yo personalmente no me la comí. El boquerón estaba bien fresco y jugoso. La vinagreta contrastaba muy bien con el salado. Es un pintxo que se come en un suspiro por lo que también le metimos mano a la lechuga que iba aliñada con la misma vinagreta que el pescado.

AtúnLa siguiente tapa también era de pescado, en este caso atún rojo con tartar de aguacate y mango y sésamo. El atún rojo nos vuelve locos y pensamos que un pescado tan jugoso no necesita tanto adorno. En este caso los sabores no quitaban protagonismo al atún aunque personalmente el mango y el sésamo sobraban. Esta tapa tiene un tamaño medio y lleva más cantidad que la anterior pero eso no quitó que también nos comiéramos la lechuga. El atún en este caso muy fresco y una rodaja de buen grosor, poco hecha por el centro conservando todo su sabor.

TerneraSe ve que nuestro anfitrión nos vio en la cara que todavía nos quedaba hambre porque nos sacó un chuletón de buey troceado con patatas y pimientos. Aquí tuvimos la primera discrepancia de la noche porque a uno de nosotros la carne poco hecha no le gusta nada, por lo que se tuvo que conformar con el acompañamiento. A los que nos gusta nos resultó muy tierna y jugosa, con su punto de sal gorda medido. Eso sí, la carne tenía demasiado nervio y grasa para nuestro gusto. Sabemos que mucha gente prefiere la carne con mucha grasa, pero nosotros la solemos quitar, así que al final aprovechamos poca carne limpia y dejamos muchos restos. Independientemente de eso, el tamaño de la carne para 4 personas se queda corto, para 1 ó 2 personas va bien.

Nos pedimos otra jarra lo que significaba que estábamos preparados para que sacaran más comida. David (que así se llamaba el camarero) nos recomendó unos pintxos de lomo con salsa de boletus. Uno de los pintxos lo pedimos muy hecho. Esto debió sonarle a sacrilegio al camarero porque contestó que no podía ser, que se quedaría “como suela de zapato”, que eso era incomible… Al final lo sacaron poco hecho y nuestro compañero volvió a quedarse sin probar bocado. Mientras lo sacaban, el camarero cogió una silla y se sentó con nosotros a comentar la cena. Este gesto no nos pareció muy normal y al no mostrarnos muy elocuentes, volvió a sus quehaceres.

Lomo con boletusEl lomo con salsa de boletus venía acompañado con las mismas patatas que el plato anterior y tardó un rato en salir. De un tamaño estándar, con su salsa por encima y un palillo a modo de soporte. La carne estaba bien jugosa y rosa por dentro (incluida la que pedimos más hecha) y la salsa de boletus en cantidad suficiente para que se apreciara el sabor de las setas y no apagara el de la carne. Una tapa muy correcta que ponía el punto y final a la cena pero no al hambre. En cuanto a esta tapa, como se ve en la foto, dos de las tostas vinieron calcinadas. Lo gracioso del asunto, es que antes de poner el plato sobre la mesa, ya nos dijeron que eso no estaba quemado, que al tostar el pan en la parrilla era normal que se quedara así. En ese momento sientes que te están tomando el pelo y personalmente pensamos que si se quema una rodaja de pan, tampoco cuesta nada deshacerse de ella y tostar otra.

Acabamos así la cena, sin postre ni nada, porque viendo que el cocinero se había sentado a hablar con otra mesa (debe ser un requisito del personal 😉 ) y que nuestro camarero estaba desaparecido optamos por no alargar más la cosa. La cuenta tuvimos que ir directamente a la barra a pedirla cuando por fin apareció David.

cuentaEn total fueron 83€. La jarra de cerveza vale 7. Nosotros pedimos 3 y nos cobraron una, con lo que la cuenta se redujo. Aún así nos dolió gastar más de 20€ por cabeza por una cena de tapeo y platos al centro. Por ese precio podríamos haber cenado en cualquier restaurante y tomar cada uno nuestro propio filetón acompañado de su guarnición. Con pintxos de atún a 4€, el chuletón a 15 y la jarra de cerveza a 7 nos hubiera gustado tener una carta para elegir con más cuidado. Hay quien considerará esos precios adecuados, pero nosotros no. Además no salimos muy llenos y podíamos haber seguido de cena perfectamente. Tenemos que reconocer que la comida aunque escasa estaba muy buena. Calidad en los ingredientes, combinaciones originales y buena presentación.

Lo mejor: calidad de la comida y los ingredientes, presentación, originalidad.

Lo peor: precio elevado para ser una cena de tapeo y platos al centro. El “colegueo”, no poder elegir los platos, tener que dar explicaciones para que saquen la comida a tu gusto…

“La Ermita” es una taberna que mezcla los ingredientes tradicionales y los platos típicos murcianos con elementos de vanguardia y originales. Cuidan mucho la presentación, el local es bonito y decorado con gusto, los platos son originales y los ingredientes de calidad. El cocinero se nota que lleva tiempo en esto y le gusta lo que hace. Su fallo con el pan no desmerece en absoluto el resto de su trabajo esa noche. En cuanto al trato, esto es algo más personal. A nosotros el rollo “colegueo” no nos va mucho, sobre todo si no hemos ido nunca y no nos conocemos. Hay gente que le gusta ese trato, en ese caso aquí estarán encantados. También nos olió a cuento que por la hora que era no tuvieran carta. Hemos cenado en otros sitios a horas parecidas y siempre han tenido carta y lo que no tenían lo decían, pero siempre hemos pedido de carta. Creemos que esto de que el camarero vaya sacando según le parece es algo “marca de la casa”. El problema es que es difícil saber los gustos del cliente y menos cuando no lo conoces de nada. El ejemplo de la carne poco hecha es la prueba de ello.

VALORACIÓN

Comida: Mezcla de vanguardia y tradicional. Buena calidad y presentación. Raciones tirando a pequeñas.

Precio: Para nosotros elevado porque cenamos de picoteo y nos cobraron como en un restaurante.

Atención: No nos gustó ese trato TAN cercano, ni poder pedir de carta, tampoco tener que estar repitiendo lo mismo para que te rectifiquen un plato y encima que te tomen el pelo si un plato no sale bien de cocina. Parece que “el cliente siempre tiene la razón” no es una de sus máximas.

Ambiente: Un local bien decorado y acogedor.

Anuncios
Comments
2 Responses to “LA ERMITA”
  1. joseTotana dice:

    Siempre que pasaba por este sitio sentía curiosidad pero nunca me decidía a entrar. Muy buena la crítica, comparto absolutamente vuestra opinión con respecto al trato del camarero, cuando salgo a cenar es para charlar con mis amigos, no con el camarero. También pienso igual que vosotros con respecto al precio, por lo que contáis a mí tb me parece caro. Así que de momento seguiré sin entrar.
    Saludos y ánimo a seguir con este interesante blog.

    Me gusta

  2. Elisa dice:

    Totalmente de acuerdo con este Post, precios elevados, porciones pequeñas.

    Me gusta

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

  • Blog Stats

    • 522.337 hits
Marketing Your Business Online

Guía de bares buenos, bonitos y baratos de Murcia

Comiendo por Murcia

Guía de bares buenos, bonitos y baratos de Murcia

elchicoqueselocomiótodo

Guía de bares buenos, bonitos y baratos de Murcia

Cuchillito y Tenedor

Guía de bares buenos, bonitos y baratos de Murcia

Vegetal... y tal

Guía de bares buenos, bonitos y baratos de Murcia

chef&chof

Guía de bares buenos, bonitos y baratos de Murcia

Miss Sandia

Guía de bares buenos, bonitos y baratos de Murcia

Las Maria Cocinillas

Guía de bares buenos, bonitos y baratos de Murcia

El Blog de Sergio Gallego

Guía de bares buenos, bonitos y baratos de Murcia

Chupa la gamba

Guía de bares buenos, bonitos y baratos de Murcia

The Murcialist

Guía de bares buenos, bonitos y baratos de Murcia

Con Delantal y Tacones

Guía de bares buenos, bonitos y baratos de Murcia

GastroMurcia

Guía de bares buenos, bonitos y baratos de Murcia

MURCIAMAR

FOTOGRAFIAS de las costas y medios marinos de la región de Murcia. Posteriormente se ha ampliado

El polaco inglés

Dando color a mi traje gris

A %d blogueros les gusta esto: